Cinco formas de Toy Art, diseño coleccionable en forma de juguete

El Toy Art es diseñar juguetes que se coleccionan pero con los que no se juega, y que pueden llegar a costar tanto como un cuadro. Desde hace veinte años se considera todo un arte, especialmente en Asia, y también una industria. Los diseñadores que crean estas esculturas de producción limitada en forma de juguete suelen hermanarse con otras disciplinas del arte urbano como el cómic, el grafiti y la ilustración. Es pura cultura pop.

LUNARTIK

lunartik

Al principio de su carrera, el británico Matt Jones se dedicaba a diseñar aspiradoras y ventiladores. Un día decidió hacer sólo lo que le gustaba, bajo el nombre de Lunartik. Desde entonces, ha revolucionado el universo del Toy Art con sus entrañables y muy británicas tazas de té, un objeto tan mundano que probablemente conecta su faceta artística con su pasado profesional.

A pesar de lo sencillo de su idea, lleva una década creando colecciones de Lunartik Tea, colaborando con otros artistas del gremio y con algunos de disciplinas relacionadas. Una de las más recientes es la diseñadora Karen Krunster Langwieser, quien viste a sus creaciones creando nuevos personajes. El éxito de su diseño es que apenas ha cambiado desde su creación.

STICKY MONSTER LAB

toy art

Igualmente reconocibles de inmediato, a pesar de sus trazos minimalistas, son los juguetes de los diseñadores surcoreanos Sticky Monster Lab, un equipo formado por colegas a los que les une su extraño sentido del humor y su creatividad desbordante. De hecho los toys son sólo la parte más colorista de su producción, que también se desarrolla en el campo del diseño gráfico y la ilustración.

MUNKY KING

conejito

Esta compañía selecciona y encarga trabajos a otros artistas, quienes crean en exclusiva para ella personajes como The Monkey, de Joe Ledbetter, o Hung, la reproducción en formato toy de un cuadro del pintor estadounidense Luke Chueh con el que se recauda dinero en favor de organizaciones que previenen el suicidio.

KAWS

toy art

Nacido en Nueva Jersey, Brian Donelly comenzó customizando el mobiliario urbano de su ciudad, antes de marcharse a Nueva York y plasmar sus creaciones en pequeños objetos de vinilo con formas a medio camino entre el humano y el animal. Sus colecciones de toys de edición limitada llamadas Companion son de lo más populares y es muy fácil encontrarlos en las tiendas de cualquier ciudad. Su idea se ha expandido tanto que ya no se ajusta solo a las dimensiones de un toy.

BEARBRICK

bearbrick

Todavía más conocidos son los ositos de juguete creados por la compañía japonesa MediCom. El diseño original, en aséptico blanco y que recuerda a la estética de los dibujos animados, sirve como original lienzo sobre el que plasmar todo tipo de propuestas. Estos osos articulados fueron ideados para ser coleccionados en masa, de ahí que su nombre haga referencia al cubo de Rubik. Se ha hecho una versiónBearbrick de casi todo, desde el inevitable Mickey Mouse hasta la firma de moda Fred Perry, para celebrar su 60 aniversario.

Fuente: huffingtonpost.es

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s